En los días próximos al 21 de junio se celebra el solsticio de verano, el día más largo del año, Litha.

Es el día en el cual el sol tiene la mayor fuerza y también cuando comienza su declive. Es un día dedicado en especial al Dios Padre, al Sol, al elemento Fuego y por lo tanto se ha celebrado desde siempre con hogueras y ritos que se centran en la purificación, la protección y la fertilidad en todos los ámbitos.

Nosotros lo hemos celebrado con un banquete mágico a base de frutas de temporada.

)O(

)O(

De izquierda a derecha, de arriba a abajo:

  • Pastel de zanahorias
  • Piña y melocotones con cerezas y jengibre
  • Cerezas
  • Plátanos y melocotones con chocolate
  • Albaricoques con miel y canela
  • Tartaleta de cerezas y albaricoques

)O(

Tartaleta de cerezas y albaricoques de Hipólita

Pastel de zanahorias de Antíope

)O(

PASTEL DE ZANAHORIA DE ANTÍOPE

  • 1 kg de zanahorias
  • 200 g de mantequilla
  • 5 ó 6 cucharadas de azúcar
  • 1 huevo
  • Ralladura de limón
  • Galletas (un paquete o dos, preferiblemente de las cuadradas…) o bizcochos de soletilla
  • (un paquete y medio)
  • Leche (2 ó 3 vasos)
  • Brandy o anís (del mono o del que sea)

Cocer las zanahorias (de 20 a 25 minutos)

Triturarlas (con la batidora o en el pasapurés)

Dejar que se enfríen un poco

Echar en un recipiente las zanahorias trituradas y frías

Añadir la mantequilla, el azúcar y el huevo

Echar la ralladura del limón

Mezclar todo bien hasta que quede una pasta homogénea y no muy compacta

En un cazo, se templa la leche (¡se templa!) y se agrega un chorretón de brandy (o un chorrito de anís del mono)

ESTRUCTURAMOS LA TARTA

Se mojan las galletas (o los bizcochos) en la leche con el licor y se hace la base

Advertencia: si son bizcochos, no los mojéis mucho, porque luego expulsa mucha leche y se queda muy “borracho”, es decir, que queda muy empapado y muy blando.

Encima de la base se añade una capa de la mezcla que hemos hecho antes con la zanahoria, el huevo, etc. Se pone otra capa de galletas o bizcochos (recordad bien que las galletas deben ser cuadradas o rectangulares porque si no, para cuadrar la tarta, va a ser complicado con galletas María Fontaneda de las redondas, vamos que perderíais mucho tiempo en darlas forma…) Y así, sucesivamente, hasta que os dé de sí la masa y la leche. La última capa debe cubrir todo bien, incluidos los laterales.

Una vez cubierto, se mete en el frigorífico hasta que se enfríe y, una vez fría, se decora: o bien con coco rallado, azúcar glass, cacao en polvo o colorines varios (eso se tarda un montón porque cada uno es de un color y mezclarlos lleva mucho tiempo).