(Ricetta tradotta in italiano alla fine del post: PASTA CON CAVOLFIORE)

Este es un plato invernal, calentito, un tanto exótico y muy gustoso; además, es ligerito y fácil de digerir. Es perfecto hoy para celebrar la luna creciente.

¡Espero que os guste!

img_2681

INGREDIENTES

  • 200 g de pasta corta integral
  • 1/2 coliflor
  • 1 cebolla
  • 3 hebras de azafrán
  • 1 cucharada de piñones
  • 1 cucharada de pasas
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva extra-virgen
  • Sal

PREPARACIÓN

Limpiar la coliflor y hervirla en abundante agua. Escurrir y conservar el agua de cocción.

Hacer un sofrito con el aceite y la cebolla picada muy fina. Añadir la col despedazada con el tenedor, echar un poco de sal, cubrir con el agua de la coliflor y tapar. Tras diez minutos de cocción, añadir las pasas, los piñones y el azafrán; dejar cocer otros diez minutos.

Mientras tanto cocer la pasta en el agua de la coliflor, escurrirla y saltearla con las verduras añadiendo un poco de pan rallado.

Este plato recalentado al horno el día siguiente es una verdadera exquisitez!

img_2680

WICCA

La coliflor era considerada en la antiguedad como uno de los remedios universales contra las enfermedades y los dolores. Este vegetal de delicado aspecto y peculiar olor, està regido por la luna, por lo tanto es especialmente adecuado para celebrar cualquier Esbat. La conjunción con el azafrán puede ser perfecta para un ritual amoroso.

ITALIANO

<

p style=”text-align:justify;”>Pulite mezzo cavolfiore, tagliatelo a cimette e cuocetelo in acqua bollente (e conservate l’acqua). Affettate la cipolla e stufatela in una padella con l’olio, un pizzico di sale e un paio di cucchaiai di acqua. Una volta cotta aggiungete il cavolfiore, frantumatelo con una forchetta, copritelo con acqua calda (usate l’acqua di cottura) a filo e fate cuocere coperto. Dopo una decina di minuti unite un cucchiaio di uvetta, una manciata di pinoli e tre stimmi di zafferano; fate cuocere per altri dieci minuti, aggiungendo acqua se necessario. Nel frattempo cuocete la pasta nell’acqua di cottura dei cavolfiori. 
Scolatela, gettatela nella pentola del sugo, saltatela per un attimo e aggiungete il pane grattato. Ripassata il giorno dopo in forno è una delizia.