Me voy a la mar, a mi mar.

A ver si la Diosa Madre me hace un poquito más divina.

Hasta pronto.