En los días próximos al 21 de junio se celebra el solsticio de verano, el día más largo del año, Litha. Es el día en el cual el sol tiene la mayor fuerza y también cuando comienza su declive. Es un día dedicado  en especial al Dios Padre, al Sol, al elemento Fuego y por lo tanto se ha celebrado desde siempre con hogueras y ritos que se centran en la purificación, la protección y la fertilidad en todos los ámbitos.

Nosotros lo hemos celebrado con un banquete mágico de frutas, queso y yogur, los alimento propios de esta época.

 

De izquierda a derecha:

 

  • Panecillos suecos
  • Brevas con queso
  • Macedonia de frutas veraniegas
  • Pastel de yogur con guindas
  • Crumble de cerezas

 

¡GIRA A RUEDA!

¡ALEGRÍA!