(Ricetta tradotta in italiano alla fine del post: ORZO CON MELANZANE!)

Hoy un homenaje a la Diosa Madre, en su doble faceta de entregar la vida y con ella, implícita, la muerte.

Espero que disfruteis del plato rico, completo y energético… y de una profunda meditación!

cebada con berenjenas


INGREDIENTES

  • Cebada, 2 tazas
  • Berenjena, 1 pequeña
  • Tomate natural triturado o pelado
  • Ajo, 2 dientes
  • Guindilla o cayena picante
  • Albahaca
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal (a discreciòn)

PREPARACION

Dejar la cebada remojada en agua la noche anterior. 

Un par de horas antes de ponerse a cocinar lavar la berenjena, cortarla en cubitos y ponerla en un recipiente con sal gruesa. Remover bien y dejar reposar hasta que la sal saque de la verdura todo lo amargo y suelte una aguita negra. Cuando ya se vaya a cocinar hay que lavar bien la berenjena, aplastarla con las manos para que salga todo el jugo amargo y enjuagar de nuevo.

Poner una olla 6 tazas de agua, es decir, siempre el triple de agua que la cantidad de cebada que vayamos a cocinar. Cuando esté a punto de romper a hervir echar un poquito de sal (gruesa es mejor) y a continuación la cebada. Removerla a menudo con un tenedor grande o con una cuchara de palo y dejar cocer unos 25-30 minutos hasta que esté bien cocida y haya absorbido el agua.

A parte, en una sarten grande o en un wok, sofreir el ajo un poco aplastado anteriormente con un tenedor para que deje un poquito màs de sabor; añadir la guindilla y la berenjena y dejar que se dore bien todo en el aceite.

Cuando la berenjena esté casi cocida y bien dorada, añadir el tomate natural, salar con moderaciòn (ya que la berejena conservarà seguramente algo de salado de la fase previa) y remover. Dejar cocer hasta que el tomate se haga espeso y todo esté bien amalgamado, removiendo continuamente y a fuego lento.

Cuando esté lista la cebada, saltearla con la salsa, añadir un poco de albahaca y servir caliente.

WICCA

La berenjena muestra una serie de caracteristicas que hacen de ella un fruto de la luna, de lo ying, de lo femenino. 

Por otra parte, la cebada es un cereal tradicional y a la base de la alimentación de muchas culturas desde hace siglos. Es el fruto de la tierra, de la madre, que nunca niega un puñado de cebada ni siquiera a sus hijos más pobres.

Este plato nos puede servir para meditar sobre la doble faceta de la diosa madre, la Emperatriz, la matrona, la mahatma pero también la madre posesiva, caprichosa, la “madre terrible” de Freud, Binah.

ITALIANO

Visto che vi ho parlato dell’orzo, sarebbe una cattiveria non tradurre questa ricettina veloce per i lettori italiani, Eleonora mi ucciderebbe!!

  • Mettete in ammollo un paio di tazze d’orzo la notte prima e, solo un paio d’ore prima di cucinare, fate fare l’acqua alle melanzale mettendole sotto sale.
  • Fate un soffritto di olio e aglio, aggiungete le malanzane e poi il pomodoro. Lasciate cuocere fino ad ottenere un sugo ben ristretto.
  • Fate cuocere l’orzo in sei tazze d’acqua salata, vale a dire, cuocete sempre con una proporzione di 3 tazze d’acqua per 1 tazza di orzo. In poco meno di mezz’ora sará pronto e avrá assorbito tutta l’acqua. Fatelo saltare allora un’attimo con il sugo di melanzane e un po’ di basilico e servite caldo.

Vedrete che sorpresa!