INGREDIENTES

    • 1 hinojo grande fresco
    • Zumo de medio limón
    • 2 cucharadas de aceite de oliva extra-virgen
    • 1 poquito de sal
    • 1 pizca de pimienta negra molida

    PREPARACION

    Lavar y cortar el hinojo en láminas muy finas.
    En una tacita mezclar el aceite con el limón, la sal y la pimienta y remover bien.
    Rociar el hinojo con el aliño en el molde y removerlo bien.

    Hornear a 180° hasta que esté crujiente y dorado.

      WICCA

      A parte de la función protectora que se le ha asignado tradicionalmente en la baja magia, el hinojo es una planta muy yesódica pues está estrictamente relacionada con la feminidad y con los poderes de la Diosa.

      En efecto, el hinojo es galactógeno (que suena a galáctico ¡pero no es!), es decir que favorece la secreción láctea, por lo que se ha conocido siempre como buen remedio casero para las puérperas.

      Además, es conocida su eficacia como purificador y armonizador del aparato reproductor femenino en todos sus ciclos, desde la primera regla hasta la menopausia, configurándose así como un simbólico fruto lunar que recoge los tres aspectos de la Diosa: niña, madre y anciana.

      Este plato por lo tanto es apto tanto para celebrar un esbat como para protagonizar un ritual dedicado a la Diosa o un hechizo relacionado con la feminidad.