INGREDIENTES

    • 500 g de calabaza
    • 120 g de harina de trigo
    • 2 cucharadas de miel
    • 1 cucharada de fructosa o azúcar
    • 50 g de mantequilla
    • la cáscara rallada de un limón
    • 2 huevos
    • 1 vaso de leche
    • 1 vaso de agua
    • 1 pizca de sal
    • 1 cucharadita de aceite
    • 2 cucharadas de pan rallado

    PREPARACION

    Pelar la calabaza y cortarla en trozos pequeños; ponerla en un cazo, cubrirla con la leche y el agua y aromatizarla con la cáscara de limón. Tapar todo y dejar cocer la calabaza a fuego lento hasta que quede tierna; entonces escurrirla –guardando el líquido en un recipiente- y molerla con la batidora hasta obtener una crema densa.

    En un recipiente grande, amasar la harina con la miel, la fructosa, la sal, la mantequilla fundida, la yema de los huevos y si fuera necesario un poco del líquido de cocción de la calabaza para que quede una masa suave.

    Unir a la masa la crema de calabaza y finalmente las claras de huevo montadas a nieve delicadamente para que quede una masa liquida pero voluminosa. Untar el molde con el aceite, esparcirlo con un velo de pan rallado y volcar la masa con cuidado. Hornear a 180° durante media hora.

    WICCA

    Es la tarta perfecta para Samhain, para celebrar el año nuevo de las brujas. También es adecuada para la celebración de un ritual de paso, de muerte y renacimiento personal, tras un importante cambio y evolución espiritual como una iniciación, por ejemplo.