INGREDIENTES

  • Pasta larga (spaghetti o tallarines)
  • Berenjena, 1 pequeña
  • Tomate natural triturado o pelado
  • Ajo, 2 dientes
  • Guindilla o cayena picante
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal (a discreciòn)

PREPARACION

Un par de horas antes de ponerse a cocinar lavar la berenjena, cortarla en cubitos y ponerla en un recipiente con sal gruesa. Remover bien y dejar reposar hasta que la sal saque de la verdura todo lo amargo y suelte una aguita negra. Cuando ya se vaya a cocinar hay que lavar bien la berenjena, aplastarla con las manos para que salga todo el jugo amargo y enjuagar de nuevo.

Poner una olla grande de agua a fuego alto. Cuando esté a punto de romper a hervir echar un poquito de sal (gruesa es mejor) y a continuaciòn la pasta. Removerla a menudo con un tenedor grande o con una cuchara de palo para que no se pegue, especialmente durante los primeros minutos.

A parte, en una sarten grande o en un wok, sofreir el ajo un poco aplastado anteriormente con un tenedor para que deje un poquito màs de sabor; añadir la guindilla y la berenjena y dejar que se dore bien todo en el aceite.

Cuando la berenjena esté casi cocida y bien dorada, añadir el tomate natural, salar con moderaciòn (ya que la berejena conservarà seguramente algo de salado de la fase previa) y remover. Dejar cocer hasta que el tomate se haga espeso y tod esté bien amalgamado, removiendo continuamente y a fuego lento.

Escurrir la pasta cuando esté a punto, saltear con la salsa y servir muy caliente.

WICCA

La berenjena, pese a que se conciba comùnmente en la cultura mediterranea como una verdura absolutamente solar, en realidad muestra una serie de caracteristicas que hacen de ella un fruto de la luna y de la noche.

En efecto, la berenjena es originaria de India y fue introducida en el Mediterraneo por el pueblo àrabe badingian (fruto cruzado con la manzana) y siempre sufriò connotaciones muy negativas, que se muestran también en la etimologìa en diversos idiomas occidentales y orientales del término. En latin malum insanum ‘fruto insano’ (que darìa en italiano melanzana) habla de las creencias que desde siempre han rodeado esta verdura tipicamente de clase medio-baja: podìa llevar peste, cefalea, càncer, locura, lujuria desenfrenada y “humores melancolicos”. También es muy difundida la creencia, hasta nuestros dìas, de la peligrosa negrura y amargura de la berenjena debidas al veneno que contiene; por ello se aconseja dejar bajo sal la verdura hasta que quede bien purificada, puesto que la sal desde siempre fue usada para “limpiar” tanto por la bruja como por el ama de casa.

Sus caracterìsticas yesòticas, sexuales, nocturnas y lunares junto con las creencias siniestras que siempre han rodeado esta hortaliza nos pueden dar ideas para numerosos hechizos, aunque quizàs no siempre éstos sigan estrictamente la moral comùn ^^