INGREDIENTES

    • Cous cous (precocido)
    • Tomates frescos maduros, 3
    • Cebolla, 1 grande
    • Perejil
    • Albahaca
    • Aceite de oliva extra virgen
    • Aceite de oliva con aroma de albahaca
    • Sal
    • Limòn

    PREPARACION

    Verter un vaso de cous cous en un bol y añadir la misma cantidad de agua hirviendo (siempre es la misma cantidad de sémola y de agua); remover, tapar y dejar que la sémola se infle durante 5-7 minutos en el recipiente. Remover bien para que se separen los granitos y destapar para que se vaya enfriando.

    Cortar los tomates en cubitos y echarlo a la sémola. Cortar la cebolla y estrujarla con un poco de azucar bajo el grifo para que pierda el picor; lavarla y echarla también al cous cous.

    Añadir aceite, sal, limòn, perejil y albahaca picados finitos. Para darle un toque de sabor emplear también un poco de aceite aromatizado con albahaca.

    Remover todo y enfriar en la nevera para servir fresquito.

    WICCA

    Apto para el periodo de verano, por lo tanto para los aquelarres de Litha y Lammas, pues es un plato muy ligero y refrescante que se comparte fàcilmente y que se deja preparado antes.

    Al ser sémola de trigo, tiene todas las propiedades y connotaciones de cualquier cereal por su relaciòn con la fertilidad de la Diosa Madre (Ceres, Cibeles) y su caracter propiamente terrenal.

    HISTORIA Y TRADICION

    Plato originario indù introducido en europa por los moriscos,una de las primeras referencias al cuscús procede de un escrito anónimo del siglo XIII sobre cocina, Kitāb al-taṭbīj fī l-Magrib wa-l-Andalus (Libro de la cocina en el Mágreb y Al-Ándalus) en el que se menciona una receta para preparar el cuscús. El cuscús fue un plato muy apreciado en Al-Ándalus y entre la población morisca durante los siglos posteriores, como lo muestra el hecho de que en castellano antiguo exista una denominación para este plato: alcuzcuz. En el Quijote se menciona indirectamente, cuando, en el capítulo 9 de la Primera parte, el narrador contrata a un morisco para traducir del árabe unos manuscritos sobre don Quijote a cambio de «dos arrobas de pasas y dos fanegas de trigo». Francisco Rico, en su edición de la novela, comenta a propósito de este pasaje: «Con las pasas y la sémola del trigo se preparaba el alcuzcuz, plato muy apreciado por los moros».

    El cuscús se trata tradicionalmente de la parte dura del trigo molida de tal forma que no se ha llegado a convertir en harina, este proceso de molienda se puede hacer con otras especies cereales tales como: cebada, mijo, polenta, arroz o de los granos de maiz.

    El cuscús suele prepararse los viernes, que serían el equivalente al domingo de la cultura cristiana. Se cocina al vapor en dos o tres fases, es un proceso que se realiza en ollas cuscuseras especiales con una especie de colador donde se pone el cuscús, en la parte superior de la olla, haciéndose al vapor del caldo durante la cocción de los demás alimentos que componen el plato.
    Las mujeres y hombres de Oriente dedican mucho tiempo a preparar el cuscús. Su elaboración es bastante complicada (si se hace de la forma tradicional): primero se cocina la sémola de trigo
    en una cuscusera especial que, como las vaporeras, tiene un colador por encima de la cazuela. En la parte de abajo se prepara un estofado de carne con verduras, de la que el cuscús es guarnición. Al final, tras varias horas de vaporizarlo, escurrirlo, lavarlo, removiendo y rectificando lo necesario, se consigue una pasta suelta, vaporosa y desbordante de aroma.
    Dependiendo del país el cuscús se prepara de una forma u otra. Pero normalmente se hace para acompañar platos de cordero, pollo
    (típico de Marruecos) y verduras.

    Informaciòn sacada de http://es.wikipedia.org/wiki/Cusc%C3%BAs