INGREDIENTES

    • Pasta corta o pasta larga en nidos (tagliatelle)
    • Puerro 1
    • Champiñones
    • Perejil
    • Vino blanco
    • Cayena molida
    • Aceite de oliva extra virgen
    • Sal

    PREPARACION

    Poner una olla grande de agua a fuego alto. Cuando esté a punto de romper a hervir echar un poquito de sal (gruesa es mejor) y a continuaciòn la pasta. Removerla a menudo con un tenedor grande o con una cuchara de palo para que no se pegue, especialmente durante los primeros minutos.

    A parte, en una sarten grande o en un wok, sofreir el puerro en rodajitas sutiles en un poquito de aceite con el fuego bien alto hasta que esté doradito. Añadir los champiñones cortados en tiras muy finas y salar a discreciòn. Cuando esté todo tostadito añadir un chorrito de vino blanco -siempre con el fuego alto- y dejar que se evapore un poquito. Tapar y bajar el fuego, dejar cocer durante unos 10 minutos.

    Cuando la pasta esté a punto, escurrirla y saltearla en la sarten junto con los otros ingredientes ya cocinados añadiendo el perejil picado y una pizca de cayena molida.

    WICCA

    Apto para el periodo de otoño, época de recogida de las setas.

    Las setas no son ni animales ni vegetales y aparecen casi de la nada, lo que siempre ha desatado la fantasìa de la gente. En la antigua China se consideraban simbolos de larga vida, alimento divino y magico relacionado con la divinidad y con la inmortalidad. Por otra parte, como alucinogeno, se consideraron también una buena manera para abrir portales, mientras que en algunos tarots antiguos italianos un champiñon sustituye la cruz del Colgado, el arcano XII. En Roma tenìan connotaciones negativas por sus variedades venenosas, lo que hace de las setas algo misterioso y peligroso; la desconfianza de muchos pueblos de reflejò en las creencias de que las setas nacidas en cìrculo eran muy venenosas y surgìan tras las danzas nocturnas de brujas y gnomos.