INGREDIENTES

    • Pasta larga (tallarines o spaghetti)
    • Ajo 2 dientes
    • Guindilla o ajì (muy picantes)
    • Aceite de oliva extra virgen
    • Sal (a discreciòn)
    • Perejil (opcional)
    • Alcaparras (opcional)

    PREPARACION

    Poner una olla grande de agua a fuego alto. Cuando esté a punto de romper a hervir echar un poquito de sal (gruesa es mejor) y a continuaciòn la pasta. Removerla a menudo con un tenedor grande o con una cuchara de palo para que no se pegue, especialmente durante los primeros minutos.

    A parte, en una sarten grande o en un wok, sofreir el ajo un poco aplastado anteriormente con un tenedor para que deje un poquito màs de sabor; añadir la guindilla y las alcaparras -opcionales- y dejar que se dore bien todo en el aceite.

    Cuando la pasta esté casi a punto escurrirla y saltearla en la sartèn con el aceite, el ajo y la guindilla un momentito.

    Servir con un poco de perejil fresco triturado encima.

    Es un plato tradicional y tipico de Italia la pasta “ajo, aceite y guindilla”: la pasta debe estar bien “al dente”, bien salteada y bien picantes… como todo buen italiano!

     

    WICCA

    El ajo siempre ha sido en Europa un comun amuleto contra el mal de ojo y cualquier energia magica negativa, incluso contra los vampiros en Europa Central: en grecia se considera protectora incluso la simple pronunciaciòn de la palabra “ajo”.

    La guindilla, por su color rojo y su sabor picante, evoca los infiernos solares y purificadores, el diablillo loco. También tiene una tradiciòn importante como amuleto en Italia, donde adquiriò mucho peso en la cocina y en la cultura desde que fue traido de America.

    Como escribìa el celebre escritor italiano Gabriele D’Annunzio: “Il peperoncino rosso piccante è evocatore, sia per il colore rubicondo sia per il sapore piccante bruciante, degli inferi solari e purificatori. Rossardente diavoletto folle…”